ULTIMAS NOTICIAS

Pin It

Widgets

Tal día como hoy: Se celebró la botadura del crucero ligero «Reina Victoria Eugenia» en Ferrol

Publicado por Jacobo Aguilar Sardina ~ sábado, 21 de abril de 2018


 
Crucero «Reina Victoria Eugenia»; visto de popa antes de su lanzamiento.
Tal día como hoy, el miércoles 21 de abril de 1920 se celebró la botadura del crucero ligero «Reina Victoria Eugenia» en los astilleros de la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) en Ferrol, (hoy Navantia). 

El crucero «Reina Victoria Eugenia» momentos antes de su lanzamiento.
La botadura en el astillero
A las doce de la mañana se abrieron las puertas del astillero. Desde esa hora la circulación de automóviles y coches en dirección a la factoría naval fue un continuo ir y venir. La muchedumbre, ávida de presenciar el lanzamiento, se encaminó al astillero.
Todo ello daba una nota de animación extraordinaria.

La Excma. Sra. D. Andrea Larrondo, esposa del comandante general del Apostadero de El Ferrol,
en representación de S. M. la Reina, bautizando el buque, en el momento de ser botado al agua
Las tribunas.
Eran tres las tribunas. La regia, para el elemento oficial, y una a cada lado para los invitados. Ocupaban la tribuna presidencial las distinguidas damas doña Andrea Larrondo de Enríquez, esposa del comandante general, delegada por S. M. la Reina; doña Manuela Montero Armada, esposa del alcalde; doña María de las Mercedes Chacón de Rivera, esposa del general jefe del Arsenal; doña Amalia de la Rocha, esposa del delegado de la Sociedad Española de Construcción Naval; el comandante general del Apostadero, Sr. Enríquez Loño; general Jefe del Arsenal, Sr. Rivera; contraalmirante de la Armada, Sr. Barreda, ayúdame de campo de S. M. el Rey; gobernador militar, Sr. Artiñano, con sus respectivos ayudantes; el alcalde, Sr. Lloveres; el ingeniero Sr. Rechea; el juez Sr. Poladura; delegado señor González Vial; director gerente, Sr. Navarrete; director de las Factorías, Sr. Spiers.
Cuando llegó la Excma. Sra. doña Andrea Larrondo, las bandas de música de Infantería de Marina y regimiento del Ferrol, tocaron la Marcha Real.

Solemne momento de la botadura del crucero «Reina Victoria Eugenia», El hermoso barco,
libre de las amarras, se desliza majestuosamente, entrando en el mar
 
La bendición.
A las tres en punto, el vicario del Apostadero, señor Rosón, revestido de capa pluvial y acompañado por todo el clero castrense, procedió a la bendición de la nave, con arreglo a las ceremonias de ritual. Las bandas de música del regimiento de El Ferrol e Infantería de Marina, ejecutaron la Marcha Real.
Todos los presentes se descubrieron, dando vivas a España, al Rey, a la Marina y a Ferrol. Numerosas embarcaciones y las parejas Junio y Mayo, de don Nicasio Pérez, amén de varios remolcadores de guerra, hicieron sonar sus sirenas.

El lanzamiento.
A las tres y veinticinco minutos se notó en la muchedumbre un movimiento de ansiedad. El Director Mr. Spiers, el ingeniero Sr. Rechea, y el jefe de trabajos, Mr. Muir, dan la orden de picar la retenida.
La madrina corta la cinta que simula sostener el buque y rompe la botella de champagne contra la roda, las músicas tocan la Marcha Real, los militares saludan, los paisanos se descubren, las señoras saludan con los pañuelos, y el «Reina Victoria», engalanado como una novia, se desliza por la basada majestuosamente en medio del entusiasmo más grande, y de ensordecedoras vivas a España y a la marina española.
Los Sres. Spiers, Rechea y Muir, recibieron muchas felicitaciones.
Seguidamente, el comandante general telegrafió al jefe de la Casa Militar del Rey, encareciéndole hiciese presente a S. M. el feliz lanzamiento del crucero y el júbilo del pueblo.
En igual sentido telegrafió la mencionada autoridad al ayudante de la Reina, a Sevilla. El Sr. Barreda también lo hizo por su parte, lo mismo que el Director gerente de la Sociedad, Sr. Navarrete.
Transcurrida una media hora, los invitados se trasladaron a la sala de Gálibos, artísticamente adornada. En torno de ocho enormes mesas, tomaron asiento unos 500 invitados.
El crucero «Reina Victoria Eugenia» después de su lanzamiento
El lunch.
La enorme sala estaba artísticamente adornada, y al fondo colocado el retrato de la Reina Victoria. En la mesa de la presidencia tomaron asiento las autoridades civiles y militares, y los señores Navarrete y González Vial. En las diez mesas restantes se colocaron los invitados.
Se sirvió un menú espléndido. Las músicas de Marina y regimiento de Ferrol amenizaron el acto. En amable charla y contemplando caras lindísimas se pasaron agradablemente unas horas.


Una gran cruz a Mr. Spiers.

El ingeniero director de los trabajos en la Factoría de la Constructora, Mr. Harry James Spiers, recibió muchas felicitaciones al conocerse la noticia de que el Rey le ha concedido la gran cruz del Mérito Naval, con distintivo blanco, en reconocimiento de los valiosos servicios que viene prestando durante diez años a la marina española.
 
Reseña
El programa para construir el crucero fue aprobado con un presupuesto de 15 millones de pesetas y el 31 de marzo de 1915 se puso en quilla. Su diseño se basaba en los cruceros ingleses de clase Town. Por Real Orden del 25 de junio del mismo año fue bautizado «Reina Victoria Eugenia», en honor de la esposa, Victoria Eugenia de Battenberg, del rey Alfonso XIII. Su entrega a la Armada tuvo lugar en Ferrol a mediados de enero de 1923.

Esta tardanza se explica por el estallido de la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914, ya que los ingenieros y trabajadores ingleses de la SECN fueron llamados a su país y los materiales necesarios para la construcción del crucero retenidos en Gran Bretaña.

Con la llegada de la República en 1931, por Orden Ministerial del 17 de abril, su nombre fue cambiado por el de «República», y su actividad se vio muy reducida. Desde el 12 de junio de 1936 estaba en la factoría de Matagorda para una revisión completa pero las distintas dificultades hicieron que fuera enviado al Arsenal de La Carraca, y allí se encontró al inicio de la Guerra Civil con sus calderas y máquinas completamente inútiles. Los primeros días se utilizó como batería flotante, pues todavía montaba sus nueves cañones Vickers de 152,4 mm, que le serían desmontados para emplazarlos en baterías terrestres en la costa del estrecho de Gibraltar.

Tras la caída de Bilbao, en junio de 1937, se vio la posibilidad de armar este viejo crucero y se estudió en la factoría ferrolana de la SECN un proyecto de reforma que fue presentado y aprobado. Se ordenó el traslado a remolque -única forma en la que el barco podía desplazarse- hasta Ferrol.

El buque fue remolcado desde Cádiz hasta Ferrol a finales de julio de 1937 con una nueva denominación, «Navarra», que había entrado en vigor el 19 de junio anterior. Las obras de habilitación del buque empezaron en los últimos meses del año 1937, iniciando el desguace de las partes de la estructura afectadas por el nuevo proyecto.

Fue dado de baja en la Lista Oficial de Buques de la Armada el 3 de diciembre de 1955.

CRUCERO REINA VICTORIA EUGENIA -1923-
Desplazamiento: 6.500 t apc
Eslora: 140,8 metros
Manga: 15,2 metros
Calado: 5,6 metros
Blindaje:
cinturón: 31,1 a 49,8 mm
cubierta: 38 mm
torre de combate: 150 en los costados y 62,5mm en el techo
Mamparos transversales: 31,1mm
Armamento: Original:
9 cañones Vickers de 152/50 mm
4 cañones AA de 47 mm
4 ametralladoras de 7 mm
2 montajes dobles de tubos lanzatorpedos 533 mm
1 cañón de desembarco de 76 mm
Propulsión: Original:
12 calderas Yarrow (6 carbón y 6 de petróleo)
2 turbinas Parsons
2 hélices
Potencia: 25.000 cv
Velocidad: 26 nudos
Tripulación: original: 455

Artículos Relacionados

No hay comentarios:

Dajanos tu comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Google+ Followers