ULTIMAS NOTICIAS

Pin It

Widgets

Tal día como hoy: Se celebró en Ferrol la botadura del crucero «Miguel de Cervantes»

Publicado por Jacobo Aguilar Sardina ~ sábado, 19 de mayo de 2018


Tal día como hoy, el sábado 19 de mayo de 1928, se celebró la botadura del crucero rápido «Miguel de Cervantes» en el Astillero de la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN), precursora de Navantia.

La Ley Cortina de 11 de enero de 1922 permitió la construcción de la Clase «Cervera». La serie estuvo formada por los cruceros ligeros «Almirante Cervera», «Príncipe Alfonso» y el propio “Miguel de Cervantes». Las tres unidades fueron construidas en los astilleros ferrolanos.

El buque fue diseñado por el ingeniero británico Sir Phillip Watts basándose en la Clase “E” de la Royal Navy.

Aunque Mr. Watts concibió un buque muy similar en dimensiones al prototipo británico, el crucero obtenido mejoró notablemente las prestaciones de sus precursores ingleses. De hecho, durante sus pruebas de mar, en diciembre de 1929, alcanzó 35 nudos, 3 más de los exigidos por contrato.

El crucero rápido «Miguel de Cervantes» fue puesto en grada en marzo de 1926 y su entrada en servicio el 14 febrero de 1930. Tras diversas modernizaciones y 34 años operativo, el «Miguel de Cervantes» fue retirado del servicio el 1 de julio de 1964.

El Miguel de Cervantes y sus gemelos tenían un desplazamiento de 7.975 toneladas métricas, 176,6 metros de eslora, 16,5 de manga y 5 de calado, 83.000 caballos de potencia, 33 nudos de velocidad máxima y una autonomía de casi 5.000 millas marinas a una velocidad de crucero de 15 nudos. La dotación estaba compuesta por 566 tripulantes, y su armamento consistía en ocho cañones de 152/50 mm., cuatro cañones antiaéreos de 101'6/45, otros dos cañones antiaéreos de 47 mm. y cuatro tubos lanzatorpedos triples.

Botadura del crucero
Enorme muchedumbre llenaba el Astillero desde una hora antes de la botadura del crucero «Miguel de Cervantes».

Las tribunas se veían llenas de distinguido público, en que figuraban muchas damas.

Minutos antes de la ceremonia llegó la infanta con el ministro y autoridades.

Una compañía de Infantería de Marina rindió honores.

Su Alteza fue aclamada con entusiasmo. A la hora señalada se notificó a la madrina que todo se hallaba- dispuesto.  Entonces el vicario castrense bendijo la nave. Después la infanta doña Isabel, con una artística hacha labrada por Benlliure, cortó la cinta que simulaba sujetar la quilla.

El casco comenzó a-moverse con lentitud y en este momento su Alteza lanzó contra el mismo una botella de champagne, mientras el nuevo crucero avanzaba dejando la grada.

Una gran ovación estalló en el público, oyéndose vítores, a España, al Rey y a la infanta.  Al mismo tiempo tocaron las músicas y las sirenas de todos los buques.

La noticia dé lá botadura fue transmitido por la infanta Isabel al Rey desde el mismo Astillero, mediante, el hilo directo que comunicaba con Palacio.

Un «lunch» presidido por la infanta doña Isabel
La Constructora Naval obsequió a los invitados a la botadura del crucero «Miguel de Cervantes» con un «lunch» de 1.200 cubiertos. Lo presidió la infanta doña Isabel; quien, tenía a su derecha al ministro de Marina, Honorio Cornejo y Carvajal y a su izquierda, al marqués de Arriluce de Ibarra, Fernando María de Ybarra y de la Revilla que ostentaba la representación de la Constructora.

Éste señor pronunció un brillante discurso expresando, la gratitud hacia la infanta por haber sido madrina del nuevo crucero y por las halagüeñas esperanzas de que no se interrumpirán las construcciones navales. Dirigió, un saludo a la gloriosa Marina y brindó por España, por la Familia Real, por la Armada y, por la región gallega.

A continuación, habló el ministro, señor Cornejo, quien, dijo qué se enorgullecía del, barco que había salido al mar, porque representaba un adelanto en la potencialidad de   nuestra Marina hizo cortesías de su amor al Ferrol, y más en esta ocasión, en, la que tenía que hablar por la infanta, dada la augusta   representación que ostentaba e hizo constar que en el corazón de su Alteza vibraron siempre, conmoviendo sus fibras, todas las alegrías y todas las tristezas.

Añadió que la infanta doña Isabel traía un encargó para Ferrol, y era él desdecir; que las construcciones navales no se interrumpirán. "Esto, que significa un bien para Ferrol -dijo-, lo es más para, la Patria, y para la Marina".

 Terminada la fiesta en el Astillero, la infanta doña Isabel y el ministro se trasladaron al campo de deportes, para presenciar el partido.
    
Ahora asiste al té-baile que se celebra en él Casino, el cual está brillantísimo.
El marqués de Arriluce de Ibarra, en representación de la Constructora, en el acto de la botadura del Miguel de Cervantes, entregó a la infanta, su madrina, una valiosa pulsera con turquesas y brillantes.

La infanta doña Isabel en el descubrimiento de una lápida
 Antes de la celebración de la botadura se celebró con solemnidad el descubrimiento; de la lápida qué, Ferrol dedica, en la plaza contigua al, Astillero, a la memoria dé su bienhechor, el almirante don José Ferrándiz. Desde la tribuna presenciaron la ceremonia la infanta doña Isabel, el ministro de Marina, la viuda e hijos dé Ferrándiz, las autoridades y comisiones del Ejército y de la Armada.

Álbum | De la botadura del crucero «Miguel de Cervantes»





Invitación a la botadura del «Miguel de Cervantes». Ilustración de Carmelo
Fuentes:
-ABC.es Hemeroteca, del 20/05/1928, p. 33
-Navantia
-wikipedia.org

-Fotos: Archivo de la S.E. de C.N.

Artículos Relacionados

No hay comentarios:

Dajanos tu comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Google+ Followers